Qué es una muselina: usos, principales marcas y más

Desde hace ya algunos años las muselinas se han convertido en un must imprescindible tanto para el bebé como la mamá o futura mamá durante los primeros meses de vida.

El origen de las muselinas remonta a Mosul, concretamente en una época en que la ciudad se estableció como punto estratégico entre Turquía, Siria e Irak. Esta ciudad era famosa por su elaboración de tejidos de algodón y en Francia la conocían como mousseline, dando lugar en España a muselina que según la RAE significa "tela de algodón, seda o lana fina y poco tupida". Al poco tiempo se empezó a utilizar para confeccionar arrullos y pañales de bebé debido a su textura suave y ligera.

Las muselinas son telas de una textura similar a las gasas, confeccionadas con un tejido fino, ligero y vaporoso, de distintas medidas que suelen ser de fibras naturales como el algodón o el bambú. Son ideales tanto para invierno que aportan calidez, como en verano que dan sensación de frescura.

En este post hablaremos de qué es una muselina, para qué sirve, los diferentes tejidos, las principales marcas y algunos consejos sobre su cuidado.

Para qué sirven las muselinas de bebé

Las muselinas son un accesorio muy versátil que tienen infinidad de usos. Según su tamaño, normalmente encontramos muselinas grandes, de 120x120 cm y pequeñas o medianas, de 70x70 cm. A continuación, podemos detallar algunas de sus principales funciones:

Muselinas de tamaño grande (120 x 120 cm)

  • Para envolver el bebé.  Las muselinas al ser elásticas y flexibles son ideales para  para arrullar el bebé y transmitirles esa protección y confort que sienten cuando todavía están en el vientre materno. Ayudan a los bebés a sentirse relajados y que les sea más fácil descansar y dormir en cualquier momento del día. Es importante respetar el libre movimiento,  cambio de posturas del bebé y evitar apretar demasiado la tela.
  • Para abrigar en verano. Al tratarse de una tela muy delgada y ligera, la muselina sirve como mantita en verano para combatir las noches frescas o lugares donde haya aire acondicionado, como por ejemplo el coche y así evitar posibles resfriados. Para brindar más calor en invierno, basta con doblar varias veces la muselina para aumentar su grosor.
  • Como un doudou. Si utilizamos la muselina a diario para arrullarlo, taparlo, llevarlo y acostarlo, con el paso del tiempo los bebés aprenden a relacionar su olor y textura con momentos placenteros. Las muselinas pueden funcionar como un un doudou, es decir, un objeto que le tengan apego y les transmita seguridad y tranquilidad cuando se encuentran en lugares fuera de casa, como por ejemplo la guardería.
  • Como parasol en el coche. Las muselinas, colocadas en la ventana a modo cortina, pueden ser una opción para cubrir la ventana del coche y evitar que los rayos de sol deslumbren directamente al bebé los días más calurosos y soleados. También se pueden quedar dentro del vehículo cubriendo la silla, por si le ha dado el sol que no queme y esté fresquita.
¡Ojo! No es recomendable utilizar las muselinas en los cochecitos a modo” tienda de campaña” para dar sombra al bebé, para eso están las sombrillas. Las muselinas son telas muy finas que dejan pasar los rayos de sol prácticamente en su totalidad, lo único que conseguirás es aumentar la temperatura dentro del cochecito y evitar una correcta ventilación.
  •   Cómo toalla para secarlo. La hora del baño puede convertirse en uno de los momentos más difíciles, ya que a veces el agua puede asustar o dar respeto a los bebés. Utilizar una muselina como toalla para secar al bebé después del baño, la piscina o la playa puede ser una buena idea para conseguir calmarlo. 

Muselinas de tamaños medianos o pequeños (70 x 70 cm)

  • Como babero. Al tratarse de un material muy suave y absorbente, las muselinas se pueden usar a modo de babero cuando el bebé está comiendo (para darle el pecho o el biberón) incluso para colocarlo en nuestro hombro y evitar sufrir accidentes en caso de vómitos o regurgitaciones después de la comida y manche la ropa.
 En épocas muy calurosas, se puede colocar la muselina entre la cabeza del bebé y el brazo de la madre para absorber el sudor cuando come o está durmiendo y así tener una sensación más fresca y agradable.
  • Cómo alternativa al pañal. Muchos bebés sufren irritaciones en el culito debido a los materiales con los que están confeccionados los pañales. Una opción es poner las muselinas entre la piel del culito y el pañal para proteger las pieles sensibles. Incluso pueden salvarnos de un apuro si no disponemos de pañales en aquel momento.
  • Para limpiarle la cara. La muselina se puede usar en el bebé para limpiar restos de comida o las babas cuando le están saliendo los dientes. El tejido suave y delicado de la muselina no le irritará como puede suceder con un pañuelo o una toallita húmeda.
  • Como cambiador.  Las muselinas no pesan nada y plegadas ocupan poco espacio para poder llevarlas a cualquier sitio como por ejemplo, en el bolso. Pueden utilizarse como soporte o cambiador improvisado cuando nos encontramos fuera de casa. En el momento de cambiar al bebé, la muselina la podemos colocar sobre la superficie donde vamos a cambiarlo, de esta forma evitas el contacto con la superficie del cambiador de plástico que hay en algunos baños y puede que no se encuentre demasiado limpio.

¿Muselinas de algodón o muselinas de bambú?

Cualquiera de las dos opciones es buena para el bebé. El algodón sigue siendo un clásico utilizado en la confección de muselinas por su multitud de ventajas: transpirabilidad, resistencia y suavidad.  En Petit Gegant, trabajamos con las marcas BabyClic o Aden Anais que tienen muselinas hechas de algodón 100% orgánico. Las puedes encontrar en diferentes tamaños y estampados. Hay que tener en cuenta que las muselinas de algodón son algo más gruesas y por lo tanto menos apropiadas para la época de verano.         
      
                

Cada vez encontramos más muselinas originarias del bambú. El bambú es un material obtenido de la pulpa de la caña de la planta de bambú, que es una celulosa refinada y regeneradora. Se trata de un material completamente natural que tiene propiedades antibacterianas, por lo que apenas coge olores, no genera hongos y no produce alergias. Las muselinas de bambú tienen unas propiedades termorreguladoras que las convierten en una opción perfecta para los días más calurosos del año. Además, destacan por su caída vaporosa y su suavidad al tacto.

En nuestra tienda trabajamos con la marca Little Unicorn que dispone de muselinas confeccionadas con rayón de bambú 100%. Tienen un tamaño grande (120cm x 120cm) para que puedas darles diferentes usos. Hay diferentes estampados y diseños únicos que se adaptan a todas las necesidades y tendencias. 

La principal ventaja de ambos tejidos es que cada vez que lo vayas lavando, serán más suaves y agradables para la piel del bebé.       

      Que es una muselina.  que es una muselina   

                                                             

 Lavado y cuidado de las muselinas

Las muselinas son prendas bastante fáciles de mantener, ya que no necesitan ningún cuidado especial. Aunque cada muselina tiene sus propias instrucciones de limpieza y mantenimiento, no está de más detallar una serie de consejos generales a tener en cuenta:

 

  •  ¿Lavadora? ¿Secadora?. El lavado de las muselinas se puede realizar en lavadora con agua fría y un programa especial para ropa delicada. Aceptan secadora a baja temperatura o secado al aire libre.
  • Lavar con colores similares. Es importante separar las muselinas por colores antes de lavarlas para evitar manchas producidas por ropa desteñida o directamente dañar otras prendas. 
  • Temperatura de lavado. Si las muselinas son de colores blancos o tonos pasteles se recomienda lavarlas a una temperatura elevada  entre 40ºC y 60ºC. En cambio, las muselinas de colores o estampados a una temperatura menor, templada entre 30ºC y 40ºC para que los colores y diseños se mantengan intactos.
  • ¿Planchar?. Depende del fabricante. Por ejemplo, la marca de muselinas Babyclic permite planchar a una temperatura media, en cambio, la marca Little Unicorn recomienda no planchar.

 Muselinas de bebé como regalo

Las muselinas para bebés resultan una gran opción para regalar a una madre primeriza. Ante las distintas variedades de muselinas, la mejor opción es acudir a una tienda de ropa infantil especializada como es Petit Gegant, que te aconseje según tus necesidades y preferencias. Disponemos de una amplia selección de muselinas de diferentes marcas, tamaños y diseños. Ven a visitarnos y disfruta de una experiencia de compra inolvidable.